EL UNICO BAUTISMO BIBLICO

Escribe Homero S. de Alamo

Estimado amigo, el Espíritu Santo afirma en Efesios 4:5 que hay "un bautismo" ¡Un solo bautismo, no muchos!

El único bautismo bíblico es "en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19).

INMERSION

El único bautismo bíblico es por inmersión, o sea, se sumerge (se zambulle) el creyente en las aguas. Al hacerlo, sigue el ejemplo de Cristo quien fue bautizado en el río Jordán (Mateo 3:13-17). "Juan bautizaba ... en Enón ... porque había allí muchas aguas" (Juan 3:23). ¡Se requieren "muchas aguas" para el bautismo legítimo, no unas pocas gotas! "Somos sepultados ... por el bautismo" (Romanos 6:4). El bautismo bíblico es una sepultura en las aguas. En la "tumba" de las aguas se sepulta el "viejo hombre" de pecado. De la "tumba" de las aguas resucita la "nueva criatura" (2 Corintios 5:17) hecha "conforme a la imagen" de Cristo (Colosenses 3:9-10). Cuando el tesorero de Etiopía pidió el bautismo, "descendieron ambos al agua. Felipe y el eunuco " y le bautizó. Cuando subieron del agua... ", el eunuco "siguió gozoso su camino" (Hechos 8:26-40). Si usted fue bautizado, ¿descendió al agua? ¿Descendió al agua con usted el que le bautizó? ¿Subieron los dos del agua? Después de bautizarse, ¿siguió gozoso usted el Camino del Señor? Si no tiene este bautismo bíblico, ¿por qué no procura recibirlo lo más pronto posible? De ello depende su salvación, pues sólo las personas que aman y obedecen la Verdad de Dios se salvan.

EL PROPOSITO BIBLICO

El único bautismo bíblico también tiene un propósito bíblico particular el cual debe ser respetado y obedecido. Según Marcos 16:16, Hechos 2:38; 22:16; 1 Pedro 3:21 y otros pasajes, el propósito establecido por Dios para el bautismo es: "Para el perdón de pecados". Claro está, el poder purificador está en la sangre de Cristo. Con todo, para que ese poder se manifieste en el pecador, éste tiene que obedecer la voluntad de Dios, y Su voluntad es que el pecador arrepentido se bautice "para perdón" y para ser añadido a la iglesia edificada por Cristo (Hechos 2:47), no a una secta o iglesia de origen humano (Mateo 16:18). En Romanos 6:3-8, el Espíritu Santo nos enseña que somos sepultados en la muerte de Cristo mediante el bautismo. Después del bautismo y no antes, comenzamos a andar en novedad de vida, porque hemos recibido "el lavamiento de la regeneración" (Tito 3:5).

MUCHOS DICEN QUE NO ES ASI

Infinidad de predicadores y maestros, la mayoría sin duda sinceros y bien intencionados, enseñan que el bautismo no es "para perdón" . Así fueron instruidos. Así lo creyeron. Así lo aceptaron. Y, así lo enseñan. A consecuencia, ellos no tienen el bautismo que es "para perdón". Peor aún , ¡impiden que sus discípulos lo tengan, diciéndoles que la salvación se alcanza sin el bautismo! Para vergüenza suya, la mayoría de las escuelas de teología y de los concilios religiosos inculcan este mismo grave error a sus alumnos quienes, a su vez, lo esparcen por toda la tierra. ¿Por qué contradecir una enseñanza bíblica tan clara? ¡El único bautismo bíblico es "para perdón"! ¿Por qué negarlo? ¿Por qué porfiar? ¿Por qué administrar el bautismo incorrectamente?

EL LADRON EN LA CRUZ

Se suele citar el caso del ladrón en la cruz argumentándose que el ladrón arrepentido fue salvo sin bautizarse. Respondemos: Aquel ladrón vivía bajo el Antiguo Testamento, no el Nuevo. La Gran Comisión (Marcos 16:15-16) fue dada después de la resurrección de Cristo y pertenece al Nuevo Testamento. El Nuevo entró en vigor en el día de Pentecostés. Desde aquel día hasta la segunda venida de Cristo, todos tenemos que bautizarnos "para perdón". Los términos de la gran Comisión son: "El que creyere y fuere bautizado será salvo". O sea, Fe + Bautismo = Salvación. Esta es la ecuación espiritual divina. Pero los falsos maestros la cambian expresándola de la manera siguiente: Fe = Salvación. Según esta ecuación humana, el creyente recibe el "perdón" sin el bautismo. ¿Cuál de estas ecuciones ha usado usted en su vida espiritual? ¿Cuál quisiera hacer realidad en su vida? La primera produce "la nueva criatura"; la segunda, ¡un aborto espiritual!

¿Y QUE DE AQUEL?

Surge la interrogante: ¿Y qué de aquél que se arrepiente pero por una enfermedad o accidente no logra bautizarse antes de morir? A nosotros los humanos no nos corresponde juzgar el destino eterno de tal persona. Pero ciertamente los casos de esta índole caracterizados por circunstancias especiales no invalidan el mandamiento de Cristo de bautizar "PARA PERDON". El "buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina" (1 Timoteo 4:6) dice: Yo voy a bautizar de acuerdo con el plan y el propósito de Dios, o sea, voy a bautizar "para perdón de pecados" (Hechos 2:38). Voy a bautizar "en seguida" (Hechos 16:33) a todo aquél que venga arrepentido. No voy a ponerle trabas humanas. No voy a posponerle el bautismo obligándole a tomar clases de candidato. Voy a bautizar y enseñar conforme a Mateo 28:18-20. El que algunos, por circunstancias ajenas a su voluntad (enfermedades, accidentes, falta de agua, etcétera) no pueden bautizarse, aun deseándolo, ¡definitivamente, esto no me va a llevar a negar el propósito o cambiar el plan de Dios referente al bautismo establecido por El! A todos los que piden el bautismo y pueden bautizarse, ¡les voy a decir que el bautismo bíblico es "para perdón" explicándoles que no son salvos hasta no bautizarse bíblicamente!

"PERO MI MINISTRO ..."

Todo ministro competente del Nuevo Testamento (2 Corintios 3:6-18) es bautizado y bautiza de acuerdo con la voluntad de Dios. Todo ministro dará cuenta a Dios en el juicio de cómo bautizaba a las almas que instruía. El que no bautiza por inmersión, ¡simplemente no bautiza!, ya que "bautizar" significa sumergir o zambullir. El que bautiza pero no "para perdón", frustra el propósito el propósito de Dios en cuanto al bautismo. Los propósitos de Dios deben ser respetados y obedecidos, no desechados o alterados (Lucas 7:30).

¿TIENE ESE BAUTISMO?

Amigo lector, con todo respeto le preguntamos: ¿Tiene al bautismo que es "para perdón" de pecados y para ser añadido a la iglesia fundada por Cristo? Si usted pertenece a alguna iglesia, ¿administra el predicador de su iglesia el bautismo de acuerdo con el propósito Divino? Humildemente, le suplicamos que analice su bautismo. De no haber sido bautizado "para perdón" y para ser añadido a la iglesia de Cristo, está en tela de juicio la validez espiritual de su bautismo. Aunque fuera por inmersión, de no haber sido para perdón" , no cumple el "designio" y el deseo de Dios. Siendo así, quizás desee usted procurar "en seguida" el bautismo bíblico. Al hacerlo, solo estará asegurándose de haber acatado cabalmente la voluntad de Dios. Por lo tanto, seguramente Dios estará complacido, pues podemos decir confiadamente que El no rechaza a los que hacen "firme" su "vocación y elección" (2 Pedro 1:10). ¿Qué le parece? Hay sólo un bautismo válido (Efesios 4:4-7). Este es el que se lleva a cabo "en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo", por inmersión, "para perdón" y para pertenecer a la iglesia que Cristo edificó. Si no lo tiene pero quiere tenerlo, llámenos o escríbanos. Dios le ama y quiere salvarle, Cristo se entregó en la cruz por usted, el Espíritu Santo le trae la verdad a través de la Biblia y nosotros los cristianos según el Nuevo Testamento queremos ayudarle a seguir el Camino que conduce a vida eterna.